El café de ayer: 30 años de la bola de cristal

Se han cumplido 30 años del estreno en TVE del mítico programa: “La Bola de Cristal”. El programa creció entre 1984 y 1988 junto a una generación o más de una que no olvida a sus electroduendes, a la bruja avería, a los grupos musicales de la movida que actuaban allí, a la banda magnética...

Jarraitu irakurtzen | Seguir leyendo →

La bola de cristal

Se han cumplido 30 años del estreno en TVE del mítico programa: “La Bola de Cristal”.

La bola de cristalEl programa creció entre 1984 y 1988 junto a una generación o más de una que no olvida a sus electroduendes, a la bruja avería, a los grupos musicales de la movida que actuaban allí, a la banda magnética donde se reproducían series como La pandilla y Los monsters, y sobre todo recuerda sus frases más emblemáticas: “Sólo no puedes, con amigos sí”, “Tienes quince segundos para imaginar: si no se te ha ocurrido nada, a lo mejor deberías ver menos la tele”, “Si no quieres ser como ellos, lee”.

Resulta imposible plasmar todo lo incubado durante sus cuatro años de emisión en unas líneas, aunque es evidente que la generación que hemos crecido junto a la bola la tenemos grabada para siempre en nuestra memoria.

Lolo Rico, directora del programa, narra en el libro de la Bola de Cristal el germen del programa.

“Reconozco públicamente que la idea de La bola de cristal se la debo a mi bisabuela paterna. (…)
Mi bisabuela Juana era ciega y se pasaba los días sentada ante una mesa camilla que había junto a un ventanal que dejaba pasar la luz en la sencilla habitación donde transcurría su vida. (…)
¿Por qué no le regalamos una radio?. le propuse a mi padre. (…) en la primera visita que hicimos a mi abuela mi padre y yo, le llevamos un paquete que abrió ella misma, y que contenía una pequeña radio. La palpó y nos lo agradeció aun no sabiendo lo que era. La conectamos y se sobresaltó con las voces extrañas que entraron en su habitación. ¿Quién está ahí? Quiso saber. Le explicamos que se trataba de un aparato que transmitía sonido, músicas y voces. (…). Apretó las manos sobre el tapete de la camilla y contestó con firmeza.: No quiero. Es cosa de brujas.
Durante un tiempo pensé en la frase de mi abuela y cuando vi por primera vez la televisión la recordé de nuevo. (…)
Cosa de brujas, cosa de magia, lo mismo que una bola de cristal. (…) A lo que más se parece un televisor es, precisamente , a una bola de cristal.”

De la confesión de estas impresiones de Lolo frente al televisor a José Cano, surgió la sintonía del programa: la letra de Abracadabra.

¿Qué tiene esta bola que a todo el mundo le mola?

“No siempre ocurre en el mundo de la televisión pero, a veces, se monta un equipo con personalidades creativas cada una de un determinado campo, y resulta que esa suma de talentos dispersos funciona, y la consecuencia es un producto redondo, brillante y con reflejos inteligentes: vamos, como si de una bola de cristal se tratase.

Eso es, más o menos, lo que pasó con La bola…”

El libro de la Bola de Cristal

30 años de la Bola de Cristal

Lolo y su equipo, bajo la premisa de que los niños son niños pero no tontos y que lo que les gusta a los adultos les gusta a los niños, decidieron hacer un programa para adultos que divirtiera a los niños.

Lolo cuenta que

“Cuando el programa llevaba emitiéndose unos cuantos meses, lo visioné con un grupo de niños y niñas de corta edad. Reconozco que estaba convencida de que no pasaríamos de los primeros minutos porque se cansarían. Era imposible que comprendieran los complicados pareados que escribía el guionista de los electroduendes. No me equivocaba, los pequeños espectadores no entendían ni una palabra. Cada vez que la bruja Avería hablaba con su voz ronca y atronadora, ellos se volvían hacia mí y me preguntaban: ¿Qué dice, Lolo? Pero el fenómeno interesante y curioso era que no separaron los ojos ni un momento de la pantalla, que se negaron a dejar de ver el programa y que, una vez terminado, hablaban de sus personajes como elementos normales de lo cotidiano.”

El Libro de la Bola de Cristal

El programa estaba estructurado en 4 secciones (Los Electroduendes, El Librovisor, La Banda Magnética y La Cuarta Parte) dirigidas desde a los más pequeños hasta los adolescentes, donde la música, la literatura, el cine, la televisión, la política y el humor eran ingredientes que se removían en la cazuela junto a:

Sapos, culebras y bichos muertos,
fuego, azufre y manganeso.
Todo mezclado en un crisol, lo pongo a calentar
dos horas ni una más.
Liendres, urracas y amuletos,
ratas, raíces y esqueletos.
Todo mezclado en un crisol lo pongo a calentar
dos horas ni una más.

Los electroduendes

La Bruja avería, el Hada Vídeo, la Bruja Truca, Maese Cámara y Maese Sonoro tienen su característica personalidad gracias a los pinceles de Miguel Ángel Pacheco que creo la imagen de los electroduendes y el carácter y la palabra se deben a Santiago Alba, guionista que les hizo hablar.

Los electroduendes, son los duendes de la electrónica, los que hacen que todo funcione dentro del televisor, el Maese Sonoro se encarga del sonido, el Maese Cámara se encarga de la imagen,  el Hada Vídeo se encarga de la reproducción y la Bruja Truca que lo suyo es el cine.

Pero ¿qué ocurre cuando no funciona?
Ahí entra en acción la Bruja Avería que “fundo, gripo y averío, ¡eso el lo mío!”

Todavía resuena con la voz creada por Matilde Conesa su grito de guerra:
¡VIVA EL MAL! ¡VIVA EL CAPITAL! JA, JA, JA… ¡QUE MALA! ¡PERO QUE MALA SOY!

Los Electroduendes fueron auténticos artífices de las más variopintas críticas contra el gobierno, el capitalismo, la guerra, la economía… se convirtió en la parte más crítica y política del programa, una auténtica crítica social de su tiempo.

Os dejamos algunos pasajes de los electroduentes que aún siendo de los 80 podréis observar que están en plena actualidad.


LOCUTOR: Señoras y señores, muy buenos días. Empezamos hoy con la noticia de economía. En España desciende el número de parados. Según un comunicado del gobierno, el Instituto de Estadística ha quemado por error las diez últimas páginas del listado en el que se relacionaban los nombres de los españoles registrados en el paro. De este modo, hay ya hoy doscientos cincuenta y tres mil desempleados menos.

(Imagen de Solchaga convenientemente doblado)

SOLCHAGA: La política económica del gobierno comienza a dar resultado. Ya he dado órdenes a mis subalternos para que hagan desaparecer todo el listado.

Como destaca Santiago Alba, guionista de los electroduentes:

“La Bruja Avería nació en la edad moderna para anunciar la edad de piedra y su actualidad es, por desgracia, la actualidad del pasado más siniestro: la actualidad de un nuevo fascismo “democrático (como ya advertía Brecht) para el que estos guiones resultan ya un poco demasiado fuertes, agresivos, subversivos, precisamente porque se ocupan de él y lo denuncian. (…) tengo la culpable sensación de que  es la Bruja Avería la que nos gobierna -pero su rayo es de verdad y sus víctimas somos todos-; y que estas soflamas swiftianas, escritas para iluminar satíricamente un horror incipiente y llamar a la lucha contra la globalización, son ya de hecho el programa político oficial del Cuarto Reich.”

También decía que, hoy en día, habría sido mucho más difícil hacer los guiones de La bola de cristal, porque los discursos de la bruja Avería podrían ser pronunciados por cualquier político sin que nadie se inmutase.

El librovisor

La segunda parte del programa; el librovisor era donde salían Alaska, Pablo Carbonell y Pedro Reyes interpretando una serie de personajes disparatados que representaban libros clásicos en sketches de una forma bastante delirante y personal.

El rodaje con estos dos personajes muchas veces fue una auténtica locura, pues solían olvidarse de los guiones, improvisaban y Alaska llegaba en muchas ocasiones a perder la paciencia.

Alaska cuenta en el Libro de La bola de cristal:

“Mi primera misión, el librovisor, segunda parte del programa (…) íbamos a hacer recreaciones de pasajes míticos e históricos. Para encarnar a esos personajes (…) llegaron Pedro Reyes y Pablo Carbonell (…). Yo llegué ese día a rodar con el guión perfectamente aprendido, como siempre (…). Mi sorpresa llegó cuando comenzamos a grabar. Ninguno de los dos seguía el guión e insertaban diálogos y acciones sin sentido aparente. Yo tenía que improvisar, explicar, retomar el texto. Pero lo que pudo ser un desastre fue una vuelta de tuerca genial. La bola comenzó su etapa de humor surrealista.”

Con el Librovisor se pretendía dar a conocer temas clásicos de la literatura, del mundo cultural, pero siempre incitando a una crítica de la realidad política del momento, en clave de humor y de sátira.

30 años de la Bola de Cristal

La Banda Magnética

En esta tercera sección se emitían series como la comedia estadounidense La pandilla, con la que disfrutamos de lo lindo con las aventuras y desventuras de Spanky, Alfalfa y su pandilla de amigos en un barrio típico estadounidense de los 30.

Más tarde, esta serie se sustituyó por la de Los Monsters.

También en esta sección pudimos ver la exitosa serie Embrujada.

La Cuarta Parte

Era la cuarta sección del programa, comenzaba con «La entrevista del patito» durante la cual la directora del programa, Lolo Rico, hacia entrevistas a personajes actuales de la época o simplemente hacía monólogos críticos sobre temas como la publicidad, la moda, etc.

Luego comenzaba «El Noticiario» con Javier Gurruchaga, que trataba de forma peculiar, los temas que le venían en gana, ya fuera política, música, cine, o interpretaba una miniserie, en la que el hacía de todos los personajes de una misma familia.

Y cómo no mencionar los acordes en espiral donde ponían vídeos musicales.
Así descubrimos a Loquillo, Radio Futura, Nacha Pop, El Último de la fila, La Unión, Malevaje, Gabinete Caligari, Glutamato ye-ye, Los Secretos y muchos de los grupos que pasaron a formar parte de la Movida.

El programa estuvo en antena cuatro temporadas.
El fin de su emisión estuvo vinculado al hecho de que enseñase a niños y adultos a pensar, a mantener el espíritu crítico y a cuestionar las cosas, “desaprender para desenseñar cómo se deshacen las cosas”.

la-bola-de-cristal-5

“La generación de La Bola de cristal” viviremos siempre bajo su influjo.
Como explican de forma magnífica Celia Montalbán y Javier Gallego en el Libro de la bola de cristal:

“(…) cuando éramos unos niños o preadolescentes, alguien hizo con nosotros un experimento. Durante dos horas a la semana en la mañana de los sábados, nos enchufaban a los ojos unos electrodos a través de los cuales recibíamos potentes descargas electroópticas. (…) hasta que la fuerza centrífuga hacia estallar nuestras neuronas y pasábamos a una cuarta dimensión, donde cohabitábamos con seres de otros mundos y aprendíamos canciones pop, mientras nuestros párpados subían y bajaban como las persianas de una película de terror, poseídas por un demonio catódico que gritaba: Jajaja, qué mala, qué mala que soy!!!. Un viaje en toda regla al otro lado del espejo.

El experimento duró cuatro años. Un buen día, sin saber por qué, la fuente de esta energía catodicoespasmódica se apagó y nos desconectaron. Para entonces aún no habían descubierto cuáles serían los efectos secundarios (…). Nada raro parecía operar en nosotros tras la desconexión, así que el experimento se dio por concluido y todos siguieron construyendo la realidad como si nada hubiese pasado. Pero se olvidaron de un pequeño detalle, no nos descargaron. La electricidad que recibimos se nos quedo dentro (…). Hemos crecido con esa electricidad.”

Y según Miguel Ángel Pacheco, el programa tuvo algo objetivamente demoledor, que puede resumirse en una sola frase: “Nuestros patéticos políticos jamás lo repondrán”.

POR ORTICÓN, PLUMBICÓN Y SATICÓN… ¡VUELVE A LA TELEVISIÓN!

30 años de la Bola de Cristal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.