El diario de Adán y Eva

De: Mark Twain Versión: Blanca Oteyza, Miguel Ángel Solá y Manuel González Reparto: Ana Milán y Fernando Guillén Cuervo Dirección: Miguel Ángel Solá Lugar: Teatro Leidor Tolosa Fecha y hora: Viernes, 14 de Febrero 20:30 ” y de nuevo surgió la magia del teatro, el público rió y se emocionó con e...

Jarraitu irakurtzen | Seguir leyendo →

El diario de Adán y EvaDe: Mark Twain

Versión: Blanca Oteyza, Miguel Ángel Solá y Manuel González

Reparto: Ana Milán y Fernando Guillén Cuervo

Dirección: Miguel Ángel Solá

Lugar: Teatro Leidor Tolosa

Fecha y hora: Viernes, 14 de Febrero 20:30

” y de nuevo surgió la magia
del teatro, el público rió
y se emocionó con esta
historia de amor.”

Carlos Rivera Díaz

 

 

El diario de Adán y EvaMe piden una síntesis de “Hoy: El diario de Adán y Eva, de Mark Twain”, que es de él, tanto como de González Gil, Oteyza y quien aquí escribe estas líneas. Yo no sé de síntesis. Quizás “El nombre de las cosas” sería el mejor título –y explicación real del espectáculo que pronto hemos de gozar todos–, de esta renovada versión de la más bella obra jamás creada.

Quienes lo hemos hecho ya; quienes lo hagan hoy; quienes jueguen con él en un futuro, y los espectadores –salvo los muy fundamentalistas–, nos incli- naremos a pensar: ¡Cuánto mejor hubiera sido una historia como la que contamos que la maldición bíblica que nos persigue y perseguirá hasta purgar el pecado original de querer soñarnos creación y creadores!

Palabras y actuaciones van dedicados a aquellos que sienten que aún es posible ver la otra cara de lo que nos acontece.

“Hoy: El Diario de Adán y Eva, de Mark Twain” es también el recuerdo sonoro de las intenciones con las que el ser humano vive su vida.
Transcurre en dos estudios de radio a los que separa una cincuentena de años, una diferente calidad de agobios y esperanzas; y un único dilema, que, a veces, nos atrevemos a abordar como una única certeza: el amor.

Amor: palabra inventada por Eva para definir lo indefinible.
Amor: palabra repetida por Adán para no volver al barro que lo parió.

En cuanto a Felipe y Catalina: nunca se sabrá. Fue un pacto, y es nuestro deber cumplirlo.

Miguel Angel Sola
Dossier de la obra El diario de Adán y Eva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.